Agatha Allen – Varias Historica

El Amor del Capitan Gaviota

El Amor del Capitan Gaviota

Novela romántica de aventuras y acción con fondo histórico inspirada en la vida de Jordi Farragut.

Juan Gaviota es un joven menorquín nacido en 1755 en Ciutadella, en el seno de una familia de pescadores.

Para salvar a su hermana de una violación, Juan mata a un letrado francés, hecho que le empuja a huir y a convertir su vida en un azar que le llevará, después de ser cautivo en un barco pirata bereber, a estudiar náutica en Barcelona y a servir en la armada inglesa del Mediterráneo.

Gran navegante, Juan Gaviota atravesará el Atlántico y se enrolará en el ejército norteamericano en la guerra de independencia de las colonias, y, posteriormente, en las luchas contra los indios.

En Menorca, sin embargo, Juan ha dejado a su amor, Águeda, una muchacha casada por la fuerza con Felipe de Gaula, terrateniente con plantaciones en Carolina del Sur. En tierras americanas los amantes luchan para reencontrarse cuando los Gaula se trasladan a Charles Town.

En esta novela inspirada en la vida de Jordi Farragut, padre del primer almirante de los Estados Unidos, David Glasgow Farragut, el autor se ha tomado licencias y ha recreado la figura del héroe menorquín, nunca estudiada con suficiente atención, hasta convertirla en un arquetipo de la lucha por el amor y la libertad.

El Día y la Noche

El Día y la Noche

Tenía dos mil hombres y, en caso de invasión, habría necesitado cinco mil. De momento reinaba la calma en el Mediterráneo, pero el conde Flor decía que era la calma que precedía a la tormenta.

En 1778, Severiano ya tenía veintiún años y aún no se le conocía novia alguna, pese a que se pasaba la vida en el
burdel de la calle San Juan, muy cerca de la muralla, donde armaba juerga tras juerga y gastaba todo cuanto tenía y hasta lo que no tenía, y el conde se burlaba de él diciendo que podía gastar cuanto quisiera, porque tenía más dinero que pelos en la cabeza, y de hecho era evidente que se estaba quedando calvo.

Entonces Florián tenía diecisiete años y ya estaba enamorado de Adaleis, que era la hija del marqués de Arable y era una chica lista y perspicaz, muy delgada, de cara ancha y ojos preciosos, con una cabellera roja como la caoba.

Florián ya se había acostumbrado a la rivalidad de su medio hermano y continuaba decidido a estudiar medicina en Montpelier y después seguir la carrera militar con los ingleses, para lo cual tendría que ser primero soldado y luego comprar el cargo de oficial médico, pero el conde le había asegurado su apoyo y le había dicho:

“No te preocupes que, si eso es lo que quieres, eso tendrás”.

Agatha Allen – Varias Historica

Deje una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.