Araceli Samudio – Varias Contemporanea

El Amor después del Dolor

El Amor después del Dolor

No hay dolor más grande, ni tristeza más profunda, que aquella ocasionada por la pérdida de un hijo; Miriana lo vivió en carne propia. Cuando él se fue, gran parte de ella se perdió también. Su alegría de vivir, sus ilusiones y sus sueños. Ya nada tenía el mismo sentido ni la misma importancia. La depresión abatió su mundo, su matrimonio, su carrera, su familia y su futuro, dejándole deambular en la nada de la soledad que la acechaba por las noches y los rutinarios días grises en los cuales tratar de sobrevivir.

 Entonces la vida de Miriana toma otro rumbo, un encuentro con Nicolás refresca la memoria de su corazón, aviva la llama del amor y revive de esperanzas aquello que parecía acabado. Así, en medio de un camino cargado de aprendizajes, lleno de momentos buenos y de otros más difíciles, Miriana es testigo de misteriosos sueños llenos de revelaciones y sorpresas a raíz de los cuales volverá a pintar de colores su mundo, encontrará el aliento para seguir respirando, y dará cabida en su vida al amor que trae el perdón y que es capaz de sanar el dolor.

Los siguientes libros no se encuentan disponibles, si los tienes, compartelos por favor!

Ni Príncipe, ni Princesa

Sus padres se conocían desde antes de que ellos nacieran, eran tan amigos que ellos vendrían a ser como hermanos, o eso les quisieron hacer creer siempre. Por suerte, el océano los separó casi toda la vida y solo debían encontrarse y convivir durante las vacaciones, que aun así se les hacía eterna.

Aunque durante parte de su infancia, Adler estuvo enamorado de esa niña que le parecía hermosa y perfecta, aprendió a reaccionar ante sus desplantes y sus malos tratos, llegando a la conclusión de que era un ser humano despreciable y sin corazón, una niña mimada acostumbrada a hacer todo lo que quería y a intentar siempre buscar la atención de los demás.

Para Frieda, Adler no era más que una especie de robot, alguien que se pasaba la vida haciendo y siendo lo que los demás esperaban que fuera, y ella odiaba a esa clase de personas, odiaba los estereotipos y a aquellos a quienes consideraba «seres sin personalidad».

Una brillante idea de sus padres los unirá en un camino que no esperaban compartir, y sin darse cuenta, cuando sus errores de juventud les cobren facturas y todo el resto del mundo parezca volverse en su contra, deberán unirse para así protegerse mutuamente. Adler entenderá que ella no es la villana que parece ser y Frieda aceptara que él no es el príncipe perfecto que ella aborrece. Entonces será allí cuando quizás aprendan a verse como son en realidad y a darse cuenta que de tanto odiar los estereotipos, terminaron cayendo en ellos.

Ni tan Bella, ni tan Bestia

Leonardo acaba de pasar por un gran descubrimiento, uno que ha cambiado todo lo que él creía correcto, lo que él creía real. Con diecisiete años se encuentra perdido, desorientado, completamente abatido y lo único que desea es cumplir la mayoría de edad para poder marcharse, empezar de nuevo y olvidarse de todos. Pero su madre tiene otros planes para intentar recuperar al hijo que ella ama y conoce.

Esmeralda es una chica divertida y espontánea que nunca ha salido de su pequeño pueblo costero, un paraíso donde la vida transcurre lenta, tradicional y sin preocupaciones mayores. Ella tiene un solo punto débil que intenta de todas formas ocultar tras una relación amorosa que piensa es la solución a todos sus problemas. Esmeralda tiene muchos kilos encima, y muchas inseguridades debajo de la piel.

Leo y Esme se verán unidos a la fuerza en la búsqueda de sus propias personalidades, potenciando en el otro lo que son incapaces de ver en sí mismos, intentando salvar al otro cómo una forma de salvarse a sí mismos y descubriendo en el proceso que nada es lo que parece sino lo que uno decide que sea.

Deje una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.