Connie Mason – Pirata

Pirata
o
Pirata

Título original: Pirate

Devastado por una traición amorosa, casi destruido por el asesino que le dejó sin un ojo y le dio por muerto, Guy De Young renació como un hombre sin nombre: un pirata. Su penetrante mirada encandilaba a las mujeres y atemorizaba a los hombres. Decidido a arruinar a aquellos que le robaron su libertad y el único deseo de su corazón, el temerario pirata podría haber sido el propio Diablo si no fuera por su brillante ojo de plata que delataba su vida pasada.

Cuando su amor perdido, Bliss Greenville, cayó en sus garras, el atractivo bucanero se la llevó a su isla, con intención de vengarse. Pero en algún momento de las interminables noches tropicales, su ansia de venganza se convirtió en un deseo irrefrenable por la mujer. Aunque la había hecho su cautiva no estaría satisfecho hasta que ella le entregara libremente su corazón y su alma.

 

El aristócrata inglés Morgan Scott, conocido como El Diablo, atacaba sin piedad a todas las naves que cruzaban el océano Atlántico buscando vengarse por los cinco años de brutal cautiverio que había pasado a bordo de un barco español. Cuando su barco abordó el Santa Cruz, encontró la ocasión perfecta para llevar a cabo esa venganza: una inocente dama española, recién salida del convento, cuyo cuerpo podía hacer suyo para de ese modo humillar a su gente. Pero pronto Morgan se encontró dividido entre el deseo de venganza y la pasión que ella le provocaba. La vida deLucía Santiago cambió de forma traumática cuando su padre le informó que había acordado su matrimonio con el poderoso gobernador de Cuba, y que por lo tanto tenía que dejar el convento en el que había vivido hasta ahora y en el que era feliz. Su situación no mejoró con el repentino abordaje que sufrió su barco en aguas del Caribe. Pero aunque temía por su suerte a manos de aquel poderoso y temible pirata, Lucía luchaba contra el desbordante deseo que él le inspiraba, con aquellos ojos azules como el mar y aquel cuerpo flexible cuyos músculos parecían sacados de la estatua de un dios griego. Por más que se estuviera haciendo pasar por monja, las encendidas emociones que sentía entre los fuertes brazos de Morgan eran cualquier cosa menos santas, y fueron consumiendo la cólera que los separaba hasta que no tuvieron más remedio que rendirse a sus sentimientos…

Connie Mason – Pirata

Deje una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.