Janet Dailey – Varios Contemporanea

Acércate al Viento
o
Acércate al Viento

Toda su vida, la fría y bella Sheila, había conseguido todo lo que deseaba. Ahora anhelaba la cruda pasión de un hombre inalcanzable para ella: un proscrito violento y misterioso, cuyos seguidores idolatran. Un hombre fiero, que la retuvo para pedir un rescate, un hombre que la cambiaría por una fortuna en oro. Pero Sheila lo quería sólo él, con todo el deseo imprudente de su cuerpo y alma

Atrapada
o
Atrapada

Cuando Támara tomó “prestados” fondos de la empresa para atender a su madre enferma, estaba firmemente resuelta a devolver el dinero antes de que alguien descubriese su falta. Pero entonces, la empresa fue absorbida por el implacable empresario Bickford Rutledge.
Bick era un hombre acostumbrado a conseguir lo que quería, y deseó a la hermosa y altiva Támara desde el primer momento. Cuando descubrió su secreto, le planteó un dilema: la cárcel o el matrimonio.
Ella tenía una alternativa que no era tal. Se libró del peso de la ley, pero perdió su corazón al entregarlo al hombre que la había comprado… en cuerpo y alma

Bajo la Tormenta

o
Bajo la Tormenta

Jordanna era la esbelta e impetuosa hija de un prominente banquero. Junto a su padre recorría el mundo y los grandes salones, siempre exigente, en busca de lo mejor.

Ante los ojos de Jordanna ningún hombre era como su padre. Hasta esa noche en que apareció ese implacable desconocido, que en un instante de frenesí le arrancó de raíz un deseo que jamás había conocido. Mientras volaba a juntarse con su padre para participar en una cacería, acariciaba la esperanza de olvidar el incendiario contacto con la piel bronceada de ese hombre.

Pero allí estaba -el desconocido- era el guía, Brig McCord. Sus días se llenaban con la salvaje belleza de la cacería. Y sus noches con el primitivo fuego de la pasión. Pero pronto su idilio se vio ensombrecido por los celos, la envidia y el crimen. Ahora Jordanna tenía que enfrentar las ocultas verdades acerca de su padre y de su hermano y un secreto que amenazaba con destruir su amor recién encontrado.

Camarotes separados

o

Camarotes separados

¿Una semana … O para siempre?

El próspero negocio de muebles Rachel MacKinley había sido su mundo hasta que, durante un crucero de vacaciones en la Riviera Mexicana, se vio obligada a compartir camarote con el guapo de ojos oscuros Gardner MacKinley. Gard estaba convencido de que el destino los había unido, y que compartían algo más que el mismo apellido.

Sus besos apasionados parecían arder con la promesa de que era el hombre que se quedaría para siempre en su corazón. Pero Raquel había amado y perdido una vez. ¿Debería creer en un futuro con Gard o se había enamorado perdidamente de un hombre que lo único que quería era una aventura bordo?

 Luego descubre su secreto, ¿Por qué está cerrado a todos, y determinado a mantener a la gente a un brazo de distancia? Pero ser la que guarda el secreto es más difícil de lo que alguna vez soñó.

El intruso

o

El intruso

Diana Somers tenía sus propios caminos para obtener lo que quería de los hombres. Y después los abandonaba. Cuando su matrimonio sucumbió ante los celos de su marido, ella regresó para dirigir el rancho de su padre. Allí se encontró con Holt, quien con mano de hierro dirigía la propiedad… y también encontró a Guy, el hijo de Holt, quien de inmediato cayó seducido por la belleza de Diana.

Holt pretendió proteger a Guy de los destructivos encantos de Diana. Pero ambos se vieron obligados a pactar una incómoda alianza cuando juntos tuvieron que hacer frente a la desaparición del rebaño de yeguas de pura sangre. Cabalgaron durante días abrasadores y noches heladas hasta un oculto lago, donde encontraron al ladrón: un potro salvaje, de color blanco. Pero dentro de sus corazones hallaron algo mucho más salvaje que cambiaría para siempre a esa mujer bella y orgullosa y a ese hombre valiente y tierno que todos llamaban el intruso…

El precio de tu corazón

o

El precio de tu corazón

Jacquie, abandona su casa desafiando temerariamente a sus padres. Ahora está perdida Tombstone, Arizona, sin coche y sin dinero. A Choya Barnett no le conmueven sus artimañas femeninas; por lo que a Jacquie no tenía otra opción que dejar que ponerse en sus manos. Pero, ¿podrá ella le pagarle en la forma en que él exige? ¿Podrá sacrificar su dignidad y su inocencia?

“Me pagarás de una u otra forma”, se burlaban Choya . ¡Jacquie no era consciente de que iba a pagar con su corazón!

La Otra Heredera

o
La Otra Heredera

Para Abbie, joven, rica y hermosa, hija única de la poderosa familia Lawson, el mundo se derrumba cuando en el entierro de su padre descubre que tiene una hermana, habida fuera del matrimonio por su padre, Dean Lawson.

Abbie deduce así que sus aprensiones no eran infundadas. Nunca se sintió suficientemente querida por el enérgico y siempre ocupado Dean Lawson. A sus veintisiete años, todavía no ha superado la necesidad de cariño de su padre. Ahora siente la angustia de pensar que Rachel, “la otra” era la hija preferida.

Comienza así un largo y doloroso enfrentamiento entre las dos hermanas (tan parecidas físicamente) que marca profundamente sus vidas a lo largo de los años de celos, odios y venganzas. Y parece que la suerte se pone de parte de Rachel. Para compensar su ilegitimidad, Dean Lawson puso a su nombre una sustanciosa cantidad de dinero, en tanto que la familia Lawson se descubre arruinada debido a las numerosas deudas que Dean había ido acumulando. Todas las propiedades de los Lawson están hipotecadas y hay que vender. Y paradójicamente será Rachel la que adquiera los bienes familiares. De hija ilegítima y huérfana sola en el mundo (su madre murió cuando ella tenía diecisiete años) Rachel pasa a ser propietaria de la grandiosa mansión Lawson y contrae matrimonio con un rico socio del fallecido Dean.

Esta es una novela sobre las pasiones fundamentales del ser humano: el amor, los celos, el afán de poder y dinero…. y sobre el modo en que estas pasiones, cuando son obsesivas, acaban por destrozar a una persona. Es también una historia sobre la necesidad de aprender a vivir en el presente y no con los fantasmas del pasado.

Manos mágicas

o

Manos mágicas

¿Quién necesita el muérdago cuando están alrededor los pequeños ayudantes de Papá Noel?
Rebecca sabía muy bien lo que era la soledad, por eso comprendía a Michael. Pero la Navidad es siempre especial para los niños y Katie, la hija de Michael, solo tenía ocho años, y ya era hora de que entrara un poco de alegría en aquella vieja casa.

Rivales

o

Rivales

La trama de esta novela tiene por escenario los despachos donde se urden complejas operaciones financieras, las alcobas de la hedonista elite norteamericana, una hacienda de incalculable valor situada en la región petrolera de Tulsa, y los elegantes y estrictos círculos de moda de San Francisco.
El choque entre dos poderosas dinastías, cuyos orígenes se pierden en las tinieblas de la memoria, cobra nuevos ímpetus cuando una confabulación insidiosa separa a dos enamorados y los convierte en enemigos irreconciliables.

Tu Amor Me guía

o

Tu Amor Me guía

Sabrina perdió la vista antes de conocer a Bay, de quien quería su amor… no su lástima.
Sabrina siempre se había preguntado el motivo por el que Bay salía con ella si estaba ciega. Secretamente dejó de pensar que era por lástima. Bay había usado la palabra compasión, pero ni siquiera esa palabra menos dura calmaba un poco la conversación que acababa de escuchar. Él estaba dejando que esta lástima tuviera dos fines. Mientras le daba una o dos noches a la semana a Sabrina por compasión, trataba de poner celosa a Roni.

Janet Dailey – Varios Contemporánea

Una Respuesta

  1. maria torres 12 febrero, 2016

Deje una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.