Jen Safrey – Varias Contemporaneas

Confesiones de una mujer
o
Confesiones de una mujer


¿Qué ha sido de los antiguos alumnos de Saunders?
En la universidad, Cassidy Maxwell lo había tenido todo: inteligencia, belleza y la atención de todos los hombres del campus, incluyendo la del profesor del que se había enamorado. Ahora vivía en Inglaterra y era la mano derecha del embajador de Estados Unidos. Pero, ¿por qué había desaparecido al final del último curso?
Al marcharse de Saunders, el brillante Eric Barnes había decidido no dejar que el amor que había perdido se interpusiera en su prometedora carrera. Sin embargo, desde entonces no había sido capaz de olvidar a la única mujer que había conquistado su corazón. Quizá hubiera llegado el momento de atravesar el mundo para reencontrarse con ella…

El vecino de abajo
o
El vecino de abajo


Estaba buscando al hombre perfecto sin sospechar que lo tenía delante de las narices…
La sexy y vivaz Josey St. John nunca había sentido el menor deseo de sentar la cabeza y casarse. Sin embargo, últimamente algo había hecho que se diera cuenta de que lo único que quería en la vida era convertirse en madre y esposa. ¿Y quién mejor para ayudarla que su mejor amigo, Nate Bennington?
Nate aceptó ayudar a su amiga a encontrar al hombre perfecto. ¿Por qué entonces le molestaba tanto que Josey quisiera casarse? Él hacía mucho tiempo que había decidido que no sería un buen padre, así que jamás podría ser el hombre que Josey buscaba. ¿O quizá sí?

Actualizacion!!!
Planes de futuro
o
Planes de futuro

¿Sería posible que la convivencia transformara aquel matrimonio de conveniencia en uno lleno de amor?
Molly Jackson era una de esas mujeres capaces de conseguir todo lo que se propusiese. Pero entonces se quedó embarazada después de una aventura de una noche… y justo antes de la entrevista de trabajo más importante de su vida.
Ahora necesitaba un marido… ¡y rápido!
Adam Shibbs siempre había sabido que haría cualquier cosa por su mejor amiga, de la que llevaba enamorado en secreto desde la adolescencia. Por eso cuando por fin Molly le pidió un favor, Adam no pudo negárselo. Lo cierto era que le preocupaba esa repentina adicción suya al trabajo, pues Adam había aprendido de un modo trágico que en la vida había cosas más importantes que el trabajo… como por ejemplo el amor.

Un billete a la felicidad
o
Un billete a la felicidad


Le había tocado la lotería… en más de un sentido.
Cuando Acey Corelli descubrió que aquel tímido caballero sureño poseía un billete de lotería por el que cobraría treinta y cinco millones de dólares, no pudo hacer otra cosa excepto ser su amiga y animarlo a que lo cobrara. Lo que la joven no sabía era que ella había ganado su corazón…
Harry Wells tenía más secretos de los que Acey sospechaba… entre los que figuraba un turbulento pasado que deseaba dejar atrás en Texas. Pero a pesar de las diferencias, Harry no podía sacarse de la cabeza a la testaruda neoyorquina.

Jen Safrey – Varias Contemporaneas

Una Respuesta

  1. kalima40 16 febrero, 2015

Deje una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.