Kristin Gabriel – Varias Contemporáneas

Comienza la seducción

o

Comienza la seducción

La solución estaba en la falda.
Un año después de que la dejaran ante el altar, Paige Hannover tenía ropa nueva, casa nueva y una forma de ver las cosas totalmente nueva. Estaba dispuesta a darle otra oportunidad al amor… lo que no esperaba era tener que darle esa oportunidad a su antiguo novio, Alex Mack, que estaba empeñado en convencerla de que todo había sido un error, y que nunca había dejado de amarla. Pero Paige no estaba dispuesta a dejarse engañar otra vez: armada con aquella falda que era todo un imán para los hombres, iba a romperle el corazón. Lo que no sabía era que el poder de atracción de la falda funcionaba en ambas direcciones.
0

EL PLAN DE SEDUCCIÓN DE JOSIE RESUL­TARÍA INFALIBLE… PERO NO SOSPECHABA QUE HABÍA SEDUCIDO AL HOMBRE EQUI­VOCADO

La bibliotecaria Josie Sinclair no había sido salva­je o espontánea en toda su vida…. pero estaba dispuesta a empezar a serlo inmediatamente. Su plan consistía en sorprender a su novio, Adam Delaney, colándose en su apartamento… ¡y en su cama! Pero, a la mañana siguiente, la sorprendi­da fue ella. El hombre con el que acababa de pasar la noche era Adam Delaney, pero no su novio.

Adam no tardó en darse cuenta de que aquella misteriosa mujer no era un sueño hecho reali­dad. Lo que no esperaba era descubrir que alguien había estado utilizando su nombre y su apartamento durante los últimos tres meses. Tenía que encontrar a aquel impostor… y demos­trarle a Josie que nada era mejor que el original.

El arte de amar

0

El arte de amar

Algunas imágenes valen más que mil palabras.
Carter Phillips, veterinario del rancho Quest, quería respuestas. El escándalo que rodeaba al victorioso caballo de sus jefes estaba poniendo en tela de juicio su reputación y la de todo el rancho. Pero, un día, Carter vio por casualidad una pintura de un caballo desconocido que podía conducirlo al fondo de la cuestión.
La pintora Gillian Cameron sabía perfectamente de qué caballo se trataba: era el purasangre de su familia. Pero las sospechas de Carter comprometían el futuro de esa familia y el del caballo. Gillian sabía que no debía fiarse de él; ¿por qué, entonces, sentía que podía dejarse llevar y confiarle cualquier cosa?

 El hombre definitivo

0

 El hombre definitivo

¿Sería posible que una falda funcionase como un imán para los hombres? Eso era lo que creía Kate Talavera; al fin y al cabo, gracias a esa falda, dos de sus amigas ya habían encontrado marido. Por eso, cuando el sexy Brock Gannon apareció en su vida después de doce años e intentó seducirla, Kate pensó que aquel era el hombre definitivo. Pero ella no podía sospechar que Brock sólo iba tras la falda…

Entre las sábanas

0

Entre las sábanas

DOS HOMBRES COMPLETAMENTE DIFERENTES. ¿A CUÁL DEBÍA ELEGIR?

Todas las fantasías de la librera Gracie Dawson se hicieron realidad cuando consiguió seducir al que había sido su mejor amigo en el instituto, Gilbert Holloway. Sólo había un problema: en realidad, Gilbert no era Gilbert. Su verdadero nombre era Zack Maddox y estaba investigando a Holloway por actividades ilícitas. Sin embargo, ahora las únicas actividades con las que Zack quería entretenerse eran las que ocurrían con Gracie entre las sábanas…
0

El irresistible Tanner Blackburn tenía fama de conseguir con sus besos que las mujeres se quitaran la ropa; pero nunca lo habían acusado de quitarles también el dinero…
Maddie Griffin era una aspirante a cazarrecompensas que estaba desesperada por demostrarle a su familia que podía perfectamente seguir la tradición y dedicarse a ser agente de la libertad condicional. Por eso, cuando vio en una revista al “Bandido de los Besos”, decidió llevar ante la justicia a aquel encantador fugitivo. Pero desconocía lo peligrosamente persuasivos que podían ser sus besos…

0
INGREDIENTES DE LA QUÍMICA SEXUAL…
Una morena llena de vida:
La vida amorosa de la empresaria gastronómica Carly Westin no es precisamente chisporroteante. Pero, al prestar servicio para una cena romántica, presencia un crimen pasional. Repentinamente su sosa vida se llena de pimienta cuando el apetitoso agente Jack Brannigan es asignado a su caso, para protegerla del asesino. Pero, ¿quién la protegería de Jack?
Un hombre hambriento:
Jack nunca había tenido que proteger a un testigo como Carly. Testaruda, provocativa y deliciosa, ella lo vuelve loco de deseo. Decidido a cumplir con su deber se servir y proteger, Jack pasa a la clandestinidad en la cocina de Carly. Es entonces cuando las cosas realmente comienzan a calentarse…
0
¡La falda era la solución!
Claire Dellafield tenía una misión: tenía que visitar los bares de solteros de Nueva York para recabar información para su tesis sobre los procesos de cortejo de los humanos. Poco sospechaba que la falda que le había dejado su compañera de piso le iba a proporcionar más sujetos de estudio de los que jamás habría soñado. Tampoco imaginaba que acabaría enamorándose del duro Mitch Malone, un policía de incógnito que no había podido resistir la tentación de llevársela a la cama, aunque quizás acabara llevándola también a la cárcel…

Kristin Gabriel – Varias Contemporáneas

Deje una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.