Marcela Balluri – Varias Contemporaneas


Para Siempre

Para Siempre

Él era el pecado…
Brad Nelson solo le había huido a una cosa en su vida. Las relaciones serias.
Pero, de pronto, se encontró demasiado perdido y aterrorizado… fue entonces cuando ella se cruzo en su camino. Y Dios sabía que la última vez esa maldita mujer le había echado a perder la vida.

Ella era una romántica…
Deb Downey lo tenía claro, había metido la pata demasiadas veces en cuanto a relaciones. Era una adicta al amor y siempre se enamoraba de hombres que no sabían devolverle lo que ella les daba. Pero ya había aprendido la lección.

Juntos eran carga radioactiva…
Entonces ¿por qué se atraían como imanes?
Ella era la chica que buscaba una relación y él el que odiaba a ese tipo de chicas y, sin embargo, no dejaba de acercarse, acecharla… como tantos años atrás.

Sexo, Amor Y Country

Sexo, Amor Y Country

A Alex ella le había cambiado la vida… para bien y para mal.
Después de tantos años olvidar su cuerpo junto al suyo había sido imposible.
Pero ¿ser su niñera? Bien, no tendría por qué ser complicado… Él era un profesional.
Con lo que no contaba era con que ella seguía siendo un diablillo y estaba dispuesta a demostrarle que era mucho más lista y no necesitaba a ningún guardaespaldas.

Willa estaba furiosa, no era una nenita irresponsable. Era una mujer hecha y derecha. Su discográfica no tenía por qué ponerle una niñera, mucho menos una que fuera más o menos el hombre más sexy de la tierra.
Tenía suficiente con ser destrozada por la prensa y sentir la desaprobación de su público.

Para los dos será divertido y exasperante jugar al gato y el ratón, recordar su pasado e intentar negar que la llama que siempre estuvo allí vuelve a encenderse.

Siempre Fuiste Tú

Siempre Fuiste Tú

La historia de Anne y Tom no había terminado nada bien.
Pero mucha agua había corrido desde entonces.
Tendrían que trabajar duro juntos y no morir en el intento, porque de ello dependía el resto de sus vidas.

Ella una terca desconfiada que necesitaba estabilidad.
Él un vaquero empecinado libre como el viento.
La pareja perfecta, sin duda.

Actualizacion!!!
Un Amor Sin Contrato

Un Amor Sin Contrato

Jane estaba acostumbrada a meter la pata, era el precio de tener ese carácter del demonio. Pero arrojarle una cerveza a ese estúpido peón y decir frente a él que el jefe era un bueno para nada, había sido un error de los gordos…
Básicamente porque el estúpido peón y el jefe bueno para nada eran la misma persona.
Ahora tendrá que lidiar con él hasta que el trabajo acabe, tratando de salir victoriosa en cada pelea ya que él parece empeñado en cabrearla y seducirla a partes iguales.
Un momento, ¿seducirla? Bah, si eso que sentía en el estómago no eran mariposas, segura como el infierno que eran parásitos y ¡solo eso!

Marcela Balluri – Varias Contemporaneas

Deja un comentario