Norberto Levy – Varios Autoayuda

Aprendices del Amor
o
Aprendices del Amor

1

En este libro exploramos los celos, la competencia, el resentimiento y la voracidad. Además, el amor, que si bien es más que una emoción pues nombra a esa calidad de energía que sustenta todo lo que existe, también, en uno de sus niveles de manifestación, se presenta como una emoción.
De este modo continuamos la indagación que presentamos en La sabiduría de las emociones, donde exploramos el miedo, la culpa, el enojo, la envidia, la vergüenza y la exigencia.
Todas las emociones están en continua interacción con la mente y sobre este vínculo existen muchos malentendidos. En general creemos que ambas son adversarias esenciales y que tenemos que elegir entre una u otra. Según por cuál optemos seremos mentales o emocionales.
Destinaremos un capítulo a mostrar que la relación esencial entre las emociones y la mente es de complementariedad y que el conflicto surge cuando se desconectan de su condición de socias y se embarcan en una batalla sin solución en la que irremediablemente todos perdemos.
También exploramos el vínculo entre las emociones y la dimensión transpersonal de la conciencia. Podemos experimentarnos exclusivamente como individuos separados o podemos percibirnos también como “células integrantes y concientes del gran organismo universal”.
Según sea la condición en la que nos percibamos será la manera de sentir nuestras emociones.
Destinaremos también un capítulo a describir estos niveles de conciencia y el modo en el que influyen en nuestro universo emocional.

El Asistente Interior
o
El Asistente Interior

2
Frecuentemente nossentimos insatisfechos con alguna característica psicológica propia y nosgustaría cambiarla.
Dicha insatisfaccióntiene dos destinos; o conduce a la transformación real de aquello que nosdesagrada y la insatisfacción cesa, o no logra producir la transformacióndeseada y entonces se instala como insatisfacción crónica, con todo elsufrimiento que trae aparejado.
Insatisfacción quieredecir rechazo, desacuerdo con algo. Me siento inseguro y temeroso, rechazo eseestado y quiero sentirme seguro y confiado. Si no alcanzo a sentirme así,sufro. Habitualmente solemos creer que el rechazo es la causa de esesufrimiento. Creemos que si aceptáramos al aspecto inseguro, en ese marcopsicológico se transformaría en seguro. Esta creencia es parcialmente cierta ycontiene un gran desconocimiento de la energía del rechazo. Desconocimiento enel sentido que confunde y considera sinónimos a la energía del rechazo en sícon el rechazo destructivo. Equipara una calidad de energía {el rechazo) conuna forma de implementar dicha energía (el modo destructivo).
El rechazo en sí no esgenerador de sufrimiento, por el contrario, bien implementado es una energíavital y necesaria. En el plano físico es uno de los pilares de laautorregulación (homeostasis) y en el nivel psíquico es la energía que motorizala transformación y el crecimiento del aspecto rechazado.

El problema surge cuandoel rechazo es inmaduro e ignorante. En ese caso efectivamente maltrata ydestruye a lo rechazado.

La Sabiduría de las Emociones
o
La Sabiduría de las Emociones

LASABIDURIADELASEMOCIONESPORTADA

Las emociones consideradas conflictivas por nuestra sociedad son en realidad valiosas señales que remiten a problemas latentes. Por eso, escucharlas y dejarse orientar por ellas implica convertirlas en un instrumento productivo. Así, el miedo señala una desproporción entre una amenaza y los recursos con que se cuenta para resolverla, el enfado es el resultado de un deseo frustrado por algún obstáculo, y el sentimiento de culpa indica que hemos transgredido alguna norma de nuestro código moral.

Deje una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.