R. M. de Loera – Varias Contemporanea


Angel

Angel

En sueños Él hablaba,
para decirme que un mensajero enviaba
¿por qué debo ser yo? le preguntaba
Porque has sido una hija muy amada.

En tu prioridad se convertirá,
los más cercanos no lo entenderán
pero no dudes que el camino correcto será,
aunque el juicio de los hombres enfrentarás.

No sé si estoy preparada,
¿y si acaso no le agradará?
En momentos te desplomarás,
pero mi presencia te arropará.

Entonces, ¿de mí que esperas?
Que le demuestres un amor incondicional,
pues es una criatura especial.
A ser un hombre honrado le enseñarás.

Tu designio aceptaba,
pero Señor ¿cómo sabré quién será?
Jamás lo confundirás,
pues él será el único que te llame… mama.

Chocolate

Chocolate

En el instante en que lo vi, supe que mi vida ya no sería igual, me sentía perturbada, no por su físico, sino por esa sonrisa que no reflejaba su alma, como autoimpuesta. «¿Qué podía haber sucedido en su vida como para querer aparentar una felicidad que no sentía y por qué no mostrar sus sentimientos reales?», me pregunté. Esa noche di vueltas en la cama inquieta, soñaba con ojos tan verdes como mi selva y esa sonrisa hermosa, pero que era solo una ilusión.
Sin nosotros saberlo, el cacao entrelazó nuestros caminos hace miles de años y es momento de que él recupere su lugar. Mis ancestros me advirtieron que el camino sería difícil, pero nada me preparó para lo que tenía que enfrentar, el cacao y mi comunidad se verían afectados por mis decisiones y era muy probable que, en este camino, fuera yo quien perdiera mi esencia.

Cuando las Zarzas florezcan

Cuando las Zarzas florezcan

Con esas palabras deje a Paz en la cocina y salí nuevamente a la hacienda. ¿Cómo será la  finca de Edmund? ¿Cómo será su hogar? de seguro será menos ruidosa que esta y olerá  mejor también. Tendrá lugares igual de hermosos que la ceiba junto al río. En un suspiro  pensé ¿te casaras conmigo? ¿algún día podrás llegar a amarme? ¿Paz tendrá razón y
aunque sea te intereso un poco? siempre tan formal, siempre tan correcto, ¿cómo será estar  contigo en un día normal? ¿si fuera tu esposa, me abrazarías o me darías un beso? ¿cómo  será tu sonrisa? te he escuchado reír a carcajadas y hoy te vi sorprendido pero ¿cómo serás  enojado? ¿alguna vez te enojarás? a pesar de tu seriedad tus ojos tienen tristeza, como me  gustaría borrar esa tristeza, desearía verte siempre sonreír, feliz.

Tu sonrisa debe ser tan

Hermosa…

Eres mi Modelo

Eres mi Modelo

Esas eran las fotografías que la compañía escogía, donde el fotógrafo la capturaba desprevenida. Sus fotografías eran excepcionales, pero esos instantes tenían algo especial, no lo sé explicar. Era esa sensación que llena tu espíritu, algo que te hacía sonreír por días, que te hacía desear estar donde ella estaba y por eso el hotel siempre estaba a capacidad.

Tenía muchas fotos de ella así y en muchas estaba a su lado.

Inmediatamente mi celular sonó.

La Chica de Gent

La Chica de Gent

 Gent Thompson es el gigoló más cotizado de Nueva Zelanda. La Agencia es celosa con su empleado, pues es quien reditúa las mayores ganancias, sobre todo en la gala que se realiza cada año…
Esa es la vida que él ha escogido y está seguro de no quererla cambiar… Gent Thompson nació y será siempre un gigoló. Sin embargo, hay un secreto a voces, se rumora que a su vida ha llegado una chica de ojos violáceos. Los empleados en su exportadora de kiwis la apodaron la chica de Gent, es la princesa del edificio, pues es la única mujer. Sus clientes están frustradas, los empresarios con los que tenía negociaciones han perdido millones y la Agencia ansía que ella desaparezca.
Pero ¿qué significa ser La chica de Gent?

R. M. de Loera – Varias Contemporanea

Deja un comentario