Sandra Heys – Serie El Quinteto de la Muerte

01 – Te debo un Sueño

01 – Te debo un Sueño

Cuando Francisca sueña, lo hace en grande

. No se conforma con ser una buena bailarina. Ni siquiera prima ballerina en su propio país. Ella quiere ser la bailarina más grande de su generación, pasar a la historia por su talento, su gracia y estilo.
Ahora que se dirige a estudiar en la que según ella es la mejor academia de danza del mundo, está tan cerca de ver sus sueños hechos realidad que casi puede tocarlos…

Cuando Baran sueña, sabe que es su organismo en reposo alcanzando la fase REM. También sabe que nada pasa en esta vida si no es él quien lo hace pasar, que nada se gana deseando cosas imposibles. Después de todo, su vida no ha sido exactamente fácil.
Un complejo pasado con muchos secretos lo ha llevado a ser el amargado y tiránico director de una antigua y reputada academia de danza…

Hasta que sus mundos colapsan y Francisca comprende que a veces la realidad es mucho mejor que los sueños y Baran acepta que su filosofía está equivocada, que los sueños sí se hacen realidad… si estás dispuesto a pelear por ellos.

 

02 – Eres Para Mi

02 – Eres Para Mi

Dicen que veinte años no es nada, pero para ellos, diez fueron más que suficientes…

Lo único que Adriana y Juan tienen en común es su mejor amiga, Isabel. Y que trabajan en el mismo taller de mecánica automotriz, propiedad de la familia Soublette. Porque, por supuesto, considerar sus eternas discusiones como algo en común es exagerar.

Ser constantemente apabullada por su perfecta hermana y sus no menos perfectos padres convierte a Adriana en una mujer en apariencia fuerte y guerrera, pero muy acomplejada por su, según ella, menos que agradable apariencia. Si a esa mezcla le sumamos a la hermosísima mejor amiga, el resultado es un camino al desastre.

El siempre tímido y silencioso Juan se siente cada vez más lejano a conseguir lo único que ha deseado toda su vida: a Adriana. El gran problema es que ella no le habla si no es para pedirle cosas relacionadas con su trabajo. Y él no le habla. Punto.

No es que no quiera, es que no puede. Su naturaleza introvertida le juega en contra cada vez que tiene la oportunidad de entablar una conversación con ella, y cuando abre su boca solo salen monosílabos.

Hasta la noche en que, tras una explosiva discusión, descubren que tienen mucho más en común de lo que ellos mismos sospechan.

 

Actualizacion!!!
03 – La Otra

03 – La Otra

La fuerza del primer amor se pone de manifiesto en esta historia, cuando el destino quiere que los protagonistas se vuelvan a encontrar años más tarde.

Ella vivía la vida, la gozaba. Él se casaría porque era lo que debía hacer.
¿El resultado? Un desastre.

La diseñadora de modas Lorena Irribarren sonríe feliz porque sabe que por fin su marca «I de Irresistible» está llegando adonde ella quiere, ya casi no da abasto con todos los encargos que recibe.

Pero cuando llegó hasta su taller Gabriela Matus, una de las señoritas de clase alta más fotografiadas del medio nacional, dejó todo de lado por atenderla.

La mayor sorpresa de Lorena fue el día que se encontró con Gabriela y su novio, ya que no era otro que Antonio, el primer hombre de su vida. El único realmente importante.

Cuando Antonio descubre que la diseñadora tan apetecida es Lorena, sabe que tiene que enfrentar el pasado antes de pensar en el futuro, por lo que una tarde se ve a sí mismo visitando a Lorena en su taller.

Pero la salvaje naturaleza de su pasión y lo profundo de su amor es más fuerte, y sin poder hacer nada por evitarlo, terminan recordando viejos tiempos en la bodega de las telas.

Por cosas de la vida, las amigas de Lorena, su «Quinteto» siempre bromearon a costa de ella llamándola «La Otra». Lo que jamás, ninguna de ellas pensó, ni siquiera por la disipada vida que lleva Lorena, es que era eso justamente en lo que terminaría convirtiéndose.

¿Lo peor? Era la otra de Antonio…

 

Sandra Heys – Serie El Quinteto de la Muerte

Deje una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.