Stephanie Bond – Varias Contemporanea

 Carol Snow prefería acelerar el ritmo de su corazón con las historias de un libro cargado de sensualidad antes que con un romance de verdad. Aun así, se vio tentada a replantearse sus ideas cuando su compañero de trabajo, Luke Chancellor, le mostró, de una manera increíblemente detallada, lo que había estado echando en falta. Pero cuando él le pidió una cita de verdad, Carol salió corriendo… para volver a repetir exactamente el mismo día, ¡incluyendo ese alucinante encuentro sexual que había tenido con Luke! Pronto se dio cuenta de que quería algo más que repetidos encuentros furtivos. Lo único que tenía que hacer era descubrir el modo de lograr despertar con Luke en un nuevo día antes de que toda la magia se acabara.
La enfermera Georgia Adams no podía dormir… Y ello no tenía nada que ver con la ola de calor. Tenía un novio muy frío, una vida sexual inexistente… Y estaba frustrada, realmente frustrada. De modo que decidió eliminar la ansiedad llamando a su novio para tener sexo telefónico. ¡Lo que sucedió fue que no se dio cuenta de que había marcado un número equivocado!El oficial de policía Ken Medlock tampoco podía dormir… Su libido estaba sobrecargada gracias a la mujer sexy que lo llamaba a medianoche. Quedó cautivado por su voz… Y cuando al día siguiente se encontró con ella y la reconoció, comprendió que tenía que tenerla en su cama… y no al otro lado de la línea telefónica.
Pero primero debía convencer a Georgia de que el número equivocado se había convertido en la conexión correcta…
Nada estimulaba mas su apetito sexual que un poco de aire fresco, una pequena tienda de campana y una libido descontrolada…
La ejecutiva de marketing Gabrielle Flannery no era precisamente una aficionada al aire libre y la naturaleza. Pero después de un vergonzoso incidente, decidió que había llegado el momento de asegurar su posición en la empresa. Aunque para ello tuviera que enfrentarse cara a cara con el chico de oro del departamento de marketing y bombón de la oficina, Dell Kingston, con quien tendría que disputarse una importante cuenta…Así fue como Gabrielle y Dell se encontraron compitiendo el uno con el otro en un fin de semana de supervivencia en la naturaleza. Dell creía contar con una clara ventaja por su conocimiento de la naturaleza… no sospechaba que la hermosa Gabrielle tenía algunos trucos guardados en la manga…
La adicta al trabajo Frankie Jensen no tenía tiempo para romances y mucho menos para unas vacaciones. Entonces, ¿qué estaba haciendo atrapada el día de San Valentín en la isla de Key West con un hombre tan sexy? El atractivo propietario del bar la tentaba a que se relajara y se abandonara a algunas fantasías isleñas. Una lástima que todas sus fantasías lo incluyeran a él…Poco imaginaba Frankie que Randy estaba albergando también las mismas fantasías. La preciosa pelirroja había hecho aflorar todos los instintos protectores de Randy y había puesto su libido por las nubes. Pero Frankie sólo estaba de visita en aquel paraíso tropical. ¿Cómo podía convencerla de que se quedara a su lado indefinidamente?
 Siempre la dama de honor… Nunca la novia.Piper Shepherd estaba desesperada, tenía que encontrar un marido inmediatamente. Pero no era una tarea fácil en Mudville. Afortunadamente, Piper tenía un plan: primero encontró el manual de su abuela para atrapar a un hombre y después apareció el guapísimo Ian Bentley…Ian Bentley no tenía la menor intención de dar jamás el «sí, quiero». De hecho, acababa de escapar de un pequeño encontronazo con el matrimonio, así que lo último que esperaba era caer víctima de los planes de la sexy Piper Shepherd. Tenía que reconocer que resultaba tentadora, pero ya podía irse haciendo a la idea de que no iba a poder llevar a aquel hombre al altar…

 

Sin Control
o
Sin Control

Su vida estaba sin control, pero todo empezó a cambiar un día…

Fue un día con una tarta de cumpleaños, un atrevido regalo, una aventura increíble de una sola noche y problemas en la revista en la que trabajaba…

Con el pretexto de escribir un artículo sobre él, se dirigió hacia un pueblo perdido para proteger a Sam Long, el atractivo veterinario con el que se había acostado. No sabía cómo podría mantener las distancias, pero su carrera y la seguridad de Sam dependían de ello…

 

Un Error muy Deseable
o
Un Error muy Deseable

 
Yo, Denise Cooke, te tomo a ti, Redford DeMoss, como legítimo esposo…Denise ya había pronunciado esa frase tres años antes en una capilla de Las Vegas después de beber demasiados cócteles. Se había casado con un guapísimo marine al que había conocido sólo unas horas antes. La noche, en realidad semana, de bodas había sido espectacular, pero después Redford había vuelto al Golfo y ella a Nueva York a continuar con su vida de economista y a solicitar la anulación matrimonial.Ahora Denise estaba saliendo con Barry, pero seguía pensando mucho en Redford. Y gracias a una inspección de Hacienda, iba a volver a ver a su ex marido. Pero ¿por qué se ponía nerviosa? Seguramente estaría casado y no tendría ninguna intención de llevársela a la cama… Además, ella no volvería a cometer el mismo error.
 La detective Lucy Bell tenía como misión encontrar a un hombre que había dejado plantada a su novia en el altar. Por suerte, el que iba a ser su testigo, el irresistible Rex McCormick, debía de de saber dónde estaba el novio fugado. Lo único que necesitaba Lucy era una pequeña mentira… y mucha y ardiente persuasión.
¿Qué harías si te tocara la lotería?Por una vez, a Jane Kurtz le gustaría tener el valor suficiente para tratar de conseguir lo que deseaba. Y lo que más deseaba en aquel momento era a su vecino Perry Brewer, pero él estaba completamente fuera de su alcance… Hasta que le tocó la lotería y decidió cambiar su vida de una vez por todas. Así fue como se puso rumbo a Las Vegas dispuesta a ser una chica mala. El pobre y atractivo Perry no tenía nada que hacer…¡Aquella mujer estaba volviéndole loco! Perry llevaba días intentando atraer su atención sin conseguirlo y ahora estaba sola en Las Vegas… Alguien tenía que cuidar de ella y él era un caballero. Pero en cuanto vio a Jane en su nuevo papel de chica mala, se dio cuenta de que no iba a poder conformarse con cuidarla…
 Ellie Sutherland no estaba exactamente desesperada, todavía. Pero después de haber pasado más de un año sin un hombre, le faltaba muy poco para estarlo. De modo que cuando tuvo oportunidad de poner a prueba unas píldoras para atraer al sexo opuesto, no perdió el tiempo. Después de todo, no tenía nada que perder.Casi inmediatamente, los hombres empezaron a caer rendidos a sus pies. Incluso tuvo al atractivo Mark Blackwell comiendo de su mano. Pero ella también se enamoró locamente de él. La vida de Ellie empezaba a ser perfecta. Pero cuando se terminaran las píldoras, ¿continuaría Mark Blackwell encontrándola irresistible?

Stephanie Bond – Varias Contemporaneas

Deja un comentario