Susan Stephens – Varios Jeques

Amo y Señor del Desierto

Amo y Señor del Desierto

Una sexy polizona le cambio la vida!

El rey Raid Al Maktabi era el amo y señor del ancho e inhóspito desierto; pero cuando vio a la sexy polizona que había abordado su velero, decidió divertirse un poco a su costa.
Raid daba por sentado que Antonia Ruggiero era una niña mimada y acostumbrada al lujo; sin embargo, estaba en su barco y él daba las órdenes allí. La puso a fregar la cubierta y, pocas horas después, ya la tenía bajo sus sábanas.
Las cosas fueron distintas cuando llegaron a tierra firme. En Sinnebar, el deber reclamaba a Raid. Pero un inesperado embarazo iba a cambiarlo todo.

Actualizacion!!!

Bajo las estrellas de Desierto

Bajo las estrellas de Desierto

Tendría que tomar la decisión más complicada de su vida.

El jeque Shazim Al Q’Aqabi se quedó espantado al descubrir que la mujer que haría realidad el sueño de su hermano difunto era la bailarina de striptease que había conocido en Londres.
Sin embargo, para el gobernante inflexible, el fuerte carácter de Isla Sinclair era como un vaso de agua fría en el desierto. La única amante que había tenido Shazim durante toda su vida había sido el deber. En ese momento, estaba planteándose una forma mucho más placentera de pasar las noches bajo las estrellas de desierto.
Sin embargo, dejarse llevar por el deseo con esa mujer tan inadecuada era comparable a una traición.

Deseo en el Desierto

Deseo en el Desierto

Las mujeres de todo el mundo suspiraron cuando el jeque Razi Al Maktabi declaró que sus días de conquistador habían terminado porque se debía a su país. Pero antes de sentarse en su trono del desierto, tenía tiempo para una última aventura. Y la cocinera Lucy Tennant, una joven llena de curvas, despertó su apetito.
Lucy era tan experta en la cocina como inexperta en el dormitorio, y suponía un desafío al que Razi no podía resistirse. Sin embargo, aquella aventura de una noche amenazó con convertirse en el escándalo del siglo cuando ella se presentó en el palacio del desierto con todo su equipaje, todo su orgullo y un embarazo.

 Diamantes del Desierto

Diamantes del Desierto

Él quería enseñarle lo abrasadora que podía llegar a ser una noche en el desierto…

El futuro de la mina de diamantes de Skavanga estaba en peligro. Britt Skavanga necesitaba una inyección de capital cuanto antes, y un misterioso inversor árabe conocido como Emir estaba dispuesto a dársela…
Britt viajaría al reino de Kareshi, situado en pleno desierto, para enfrentarse a su arrogante benefactor. Si ella llevaba los fríos diamantes del Ártico en la sangre, entonces la fina arena de esa tierra baldía corría por las venas del jeque Sharif al Kareshi.

El Rey del Desierto

El Rey del Desierto

Ella era virgen… un fruto completamente prohibido para él

Zara Kingston había acudido a la ciudad de Zaddara en busca de justicia; para enfrentarse al hombre que le había destrozado la infancia. Cuando aquel misterioso desconocido la protegió de una fuerte tormenta de arena, Zara descubrió que el desierto escondía maravillosos tesoros…
Pero entonces se impuso la realidad y Zara supo que el hombre al que tanto deseaba no era otro que el jeque Shanin… ¡el mismo que le había robado la felicidad!

El Sultán del Desierto

El Sultán del Desierto

Una amante virgen a las órdenes del jeque

El jeque Khalifa estaba aburrido de las posibles esposas que desfilaban ante él. Por eso cuando descubrió a la dulce e inocente Beth Torrance en la playa del palacio, recibió tan agradable distracción con los brazos abiertos…
Beth había llegado a la isla siendo virgen e ingenua, pero se marchó con una gran esperanza… y con el futuro hijo del jeque en su vientre. Cuando el sultán del desierto juró que tendría a su heredero y que convertiría a Beth en su amante permanente… ella no pudo hacer otra cosa que acatar el mandato real.

La Esposa cautiva del Jeque

La Esposa cautiva del Jeque

No podía negar que deseaba con todas sus fuerzas ser su esposa… aunque sólo fuera durante seis meses.

Después de una sola noche de pasión, Lucy se había convertido en la madre del hijo del jeque Kahlil. Y para legitimar a su hijo como heredero del reino de Abadan, Kahlil insistía en casarse con Lucy.
La horrorizaba la idea de casarse con él por conveniencia, pero al mismo tiempo la abrumaba la atracción que seguían sintiendo el uno por el otro…

Noches en el Desierto

Noches en el Desierto

¿Sería capaz de amarla fuera de las horas de trabajo?

Aunque Casey Michaels creía que había ido muy bien preparada para su nuevo trabajo en el desierto, se sintió totalmente fuera de lugar ante el poderoso atractivo de su maravilloso jefe.
El jeque Rafik al Rafar reconoció la inexperiencia de Casey nada más verla, y bajo el sensual calor del desierto se encargó de su iniciación sexual. Para su sorpresa, Casey le enseñó a su vez el significado de los placeres sencillos de la vida; sin embargo, su sentido del deber como rey lo reclamaba…

Susan Stephens – Varios Jeques

Una Respuesta

  1. maria torres 8 octubre, 2016

Deje una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.