Henry Miller – Varios Contemporáneo

El coloso de Marusi
o
El coloso de Marusi

1

Resultado del viaje que Henry Miller realizó a Grecia, donde aprovechó para visitar a uno de sus más grandes amigos, el también fenomenal escritor Lawrence Durrell. Siempre con ése espíritu de participar de las oportunidades que le brindaba la vida, el autor nunca se quedaba como mero espectador de lo que pasaba a su alrededor y eso hace que su obra sea sumamente emotiva y con una fuerza vital y un estilo directo que hace que la lectura de ésta sea, sencillamente, apasionante. Debido a su carácter y a sus ganas de conocer, el autor, norteamericano a su pesar, pudo relacionarse con mucha gente a lo largo de dicho viaje y a la que describe, al igual que los sitios que visitó, con esa subjetividad que él convirtió en su propio estilo. Sorprende, en este libro, la ausencia de contenido erótico que encontramos en sus obras más conocidas y que lo llevaron a ser un personaje polémico. Aunque quizás no sea su libro más característico, si que es uno de los libros más adecuados para disfrutar de la lectura de este autor que tiene tantos admiradores como detractores pero que a nadie puede dejar indiferente. Ésta siempre fué, en mi opinión, la intención de Henry Miller.

El ojo cosmológico
o
El ojo cosmológico

2

Como es habitual en Miller, estas piezas no pueden ser etiquetados con la etiqueta de cualquier categoría literaria. El retrato inolvidable de Max, el vagabundo de París, y el probablemente-autobiográfica sastrería , son básicamente historias cortas, pero incluso aquí la vitalidad incontenible de la personalidad de Miller sigue rompiendo en la narrativa. Y en los ensayos críticos y filosóficos, los poemas en prosa y fantasías surrealistas, los bocetos de viaje y los escenarios, la pasión de Miller para la ficción, para contar la historia sin fin de su vida extraordinaria, no se hace hacia abajo. La vida, como ningún autor moderno ha sido vivido o se puede escribir, las explosiones de estas páginas-la vida de la mente y el cuerpo, de las personas, lugares y cosas, de ideas y la imaginación.

Los libros de mi vida
o
Los libros de mi vida

3

Entre enero y diciembre de 1950, ya en Big Sur, California, Miller se da a la tarea de hablar de sus libros favoritos escribiendo “Los libros en mi vida” pretendiendo con éste volúmen hacer el primero de una bibliografía debido al amor que a ellos profesa (nunca la continuaría, lamentablemente).

Nueva York ida y vuelta
o
Nueva York ida y vuelta

4

Cuando pienso en Nueva York pienso en un niño gigantesco que juega con potentes explosivos. No tan nuevos como inhumanos. Toda la experiencia no significa nada. Uno se despierta de mañana para contemplar un continente virgen que no ha conocido historia. Un salto limpio, sin tradición, de la barbarie a la demencia de la civilización. Una civilización externa, visible en perillas, bulbos, soportes, perchas, tornillos, poleas, acero, cemento…

Primavera negra
o
Primavera negra

5

Nexo de unión entre Trópico de Cáncer (1934) y Trópico de Capricornio (1939), Primavera negra es el libro que más a fondo y mejor introduce al lector en el personalísimo mundo literario de Henry Miller, pues en él vemos a la imaginación creativa actuando en todos los niveles. En un subyugante ir y venir de la memoria (de la infancia a la madurez, de Nueva York a París, de la ternura al desengaño más amargo –al que el autor se enfrenta con rabia, sarcasmo y desprecio–), Miller nos ofrece lo mejor de sí mismo y de su indiscutible talento artístico en una serie de capítulos que pueden leerse también independientemente, pero que en su conjunto conforman una sólida novela unitaria.. Las evocaciones nostálgicas que despliega y sobrepone Miller en esta obra son indudablemente de raíz proustiana, su fraseo y el ritmo de su prosa beben a morro de la retórica de Walt Whitman, su portentosa imaginación es tal vez hija putativa de Lewis Carroll y es evidente que el espíritu del fluir de la conciencia de Joyce se ha colado por la puerta trasera en estas páginas, pero con todo ello, y mucho más (la escritura automática y el léxico surrealista, la potencia expresiva del impresionismo pictórico, las visiones herederas de la novela gótica, la sublevación lingüística de Céline…), Henry Miller creó una de las obras más personales, arrebatadoras e influyentes del siglo XX.

Tropico de Cáncer
o
Tropico de Cáncer

6

Un París sórdido, de privaciones y miserias humanas, en el que las existencias se encuentran y se desencuentran azarosamente, al compás del erotismo y el sexo. A lo largo de sus páginas, el autor exorciza sus demonios interiores y plasma una apasionante metáfora sobre el difícil oficio de vivir y el drama de la creación artística.

Tropico de Capricornio
o
Tropico de Capricornio

7

Las experiencias sexuales, laborales y familiares de un empleado de la Western Union sirven de hilo conductor a una ficción autobiográfica de la que surge con inusitada fuerza la crítica mirada de Miller hacia el mundo y los hombres que le rodean, sus disquisiciones filosóficas y su poderoso canto a la individualidad.

Henry Miller – Varios Contemporáneo