Lastimosamente no se envia libros a nadie x mail, a no ser los especificados en los temas. No insistan. No respondere mails con dichos pedidos. Para eso comparto.

Lulú Sanz – Varias Erotica

Compañeros de trabajo

o

Compañeros de trabajo

En las últimas semanas, y de forma excepcional, el exceso de trabajo hizo que Lorena siguiese en su despacho pasadas las dos de la tarde.

Uno de los días, el tintineo metálico de lo que le pareció una campana, seguido de otro semejante al de una cremallera, la desconcertaron haciéndola saber que no estaba totalmente sola.

Se descalzó y subió sobre el escritorio. De puntillas y con paciencia dio un giro de 360º observando detallada e infructuosamente cada habitáculo. Lo curioso era que el suave tintineo se repetía tan incesante como desubicado.

No había dudas de que alguien más ocupaba frente al ordenador su silla de trabajo, la cuestión era saber dónde se encontraba y lo que estaba haciendo a escodidas.

Ingredientes afrodisíacos

o

Ingredientes afrodisíacos

Julia es una gran aficionada al mundo de la cocina, y esta noche tiene un interés especial en deleitar a su novio con algo diferente. Ha encontrado en un blog de recetas, LasComidicasDeMamen.com, exactamente lo que andaba buscando para la ocasión.

Los ingredientes, el vestido, la música… Todo estaba preparado para una gran velada, excepto los imprevistos… y sus consecuencias. Vive de la mano de Julia la morbosa experiencia de una cena con Ingredientes Afrodisíacos

Vacaciones

o

Vacaciones

Allí, en el centro de aquella habitación de dos metros cuadrados, sensiblemente iluminada por una triste bombilla y rodeada por tres pulpos que no dejaban de manosearla por todas partes, estaba ella. Uno de los chicos le acariciaba un pecho, otro de ellos le tocaba la otra teta casi desnuda, y el tercero le besaba el cuello rodeándola por detrás.

Miró la cara de su amiga y la vio gozar en el centro de aquel vórtice de sexo desbocado. Todo lo vivido con ella en aquellos días pasó como un relámpago por su cabeza: la tienda de ropa en la que trabajaba, la partida de dardos en el hotel, las risas probándose este y aquel vestido, las conversaciones en las que se sinceraron la una con la otra… Eran dos chicas de viaje, con novio por supuesto, pero aquello se había teñido de otro color hasta el punto de significar otra cosa.

Lulú Sanz – Varias Erotica

Loading...

Deje una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.