Lastimosamente no se envia libros a nadie x mail, a no ser los especificados en los temas. No insistan. No respondere mails con dichos pedidos. Para eso comparto.

Shawn Lane – Serie Sutter’s Bay

01 – Dulce Reunión

01 – Dulce Reunión

Danny jadeó en busca de aire aún mientras la lengua de Jason invadía su boca.
Pensó por un momento que iba a tener que hacer un movimiento hacia Jason esta noche como hizo anteriormente cuando eran más jóvenes, por lo que Jason derribándolo en el colchón, le sorprendió.
Con su corazón golpeando fuerte en su pecho, Danny avanzó sus manos por debajo de la camisa de Jason y acarició con sus dedos la piel suave y caliente de su abdomen. La piel desnuda de Jason casi le abrasó.
Jason gimió bajo en su garganta y le dio la vuelta de forma que Danny quedó tumbado encima. Jason agarró el culo de Danny, moliendo sus pelvis juntas.
Danny gimió y alcanzó los botones de la camisa de Jason. Deslizó los botones de sus agujeros, y liberó sus hombros, sus dedos deslizándose por los duros músculos de los brazos de Jason.
Despegando sus labios de los de Danny, Jason espetó, —Tengo que tenerte desnudo.
Su polla creció, más dura imposible y no pudo estar más de acuerdo en que estar desnudo sería lo mejor. ¡Sí, tú también!
Jason le quitó la camisa a Danny, dejándola a un lado mientras que se terminaba de quitar su propia camisa. Sus dedos atacaron los pezones de Danny causándole temblar de necesidad. —Eres tan hermoso, tan malditamente sexi.
—Estaba a punto de decirte lo mismo, —Danny dijo con voz ronca.
—¿Condón y lubricante?— Jason preguntó, sus labios moviéndose por la garganta de Danny para chupar el pulso allí.

02 – Dos veces en la Vida

02 – Dos veces en la Vida

El timbre de la puerta sonó y Jude soltó el aire nervioso. Esto era demasiado parecido a una cita. Había tenido sexo al azar alguna que otra vez… seguro… pero no citas reales. Lo intentó una vez con Danny y resultó un desastre para los dos. Se enderezó y fue a la puerta.
Su corazón bombeaba como si hubiese corrido una maratón cuando giró el picaporte para recibir a Rex. —Hola.
Rex estaba en su puerta, llevando unos vaqueros ajustados, una camisa de cuadros, un sombrero de vaquero negro y una sonrisa. —Hola.
Se hizo a un lado para que entrase en su apartamento. Fue a alejarse, pero Rex le empujó contra la pared más cercana y enroscó en sus dedos el pelo de Jude. Rex inclinó su cabeza para que su sombrero no hiriera a Jude en la cara y sus labios cubrieron los de Jude. El beso fue duro, exigente, profundamente posesivo. Le tomó por sorpresa y le envió una sacudida de lujuria desde los dedos de los pies por todo su cuerpo endureciendo su polla.
La lengua de Rex abrió sus labios, sumergiéndose dentro, recorriendo los dientes de Jude. Con un gemido, este rodeó con sus brazos la nuca de Rex y se presionó a él tanto como le permitía la pared. Su polla ahora totalmentedura, gimoteó.
El beso se rompió, ambos jadeando pesadamente en busca de aire. Los ojos de Rex oscurecidos por la lujuria. Miró directamente a Jude por un momento y bajó sus labios al cuello de Jude, chupando su pulso. Jude por poco trepó por la pared. Sus dedos alcanzaron los botones de la camisa de Rex, desabotonando el primer par.
—¿Puede esperar la cena? —preguntó Rex, sus labios moviéndose por la garganta de Jude.
—Sí. Dios, sí…

03 – El Corazón de Galaxy

03 – El Corazón de Galaxy

Galaxy dobló la mano para alcanzar la mejilla derecha del culo de Adam.
Adam sintió la dura rigidez de la erección de Galaxy mientras se frotaban sus entrepiernas.
—¿Quieres que continuemos aquí, o prefieres algún sitio más privado? —Galaxy rompió el beso para preguntar.
—Privado. ¿Tu habitación?-
Galaxy se apartó y le cogió la mano. —Por aquí.Dirigió a Adam por un largo pasillo hasta una habitación a la derecha.
Dentro había una cama tamaño King, un par de mesitas de noche y un vestidor. Había también una gran ventana cubierta con persianas cerradas.
Vio como Galaxy comenzó a desnudarse, fascinado por la gracia natural del sexy hombre al sacar su camisa por la cabeza, rebelando unos pectorales bellamente esculpidos y su paquete de abdominales. Dios, pronto estaría babeando.
Galaxy levantó una ceja. —¿Te sacas la tuya o quieres que arranque la camisa de tu cuerpo?
—Infiernos —se desabrochó los botones de la camisa tan rápido como pudo, sus dedos torpes.
¿Hacía cuánto tipo que le habían follado? Un par de años, probablemente.
Sus últimas parejas sexuales estuvieron todas abajo. Esperaba que Galaxy tuviese abundante lubricante.

04 – Encontrando la Eternidad

04 – Encontrando la Eternidad

Durante años, Nolan Young ha intentado negar que es gay.

Con un padre homofóbico y maltratador qué además es el alcalde de Sutter’s Bay, Nolan no tiene más opción que ignorar esa parte de sí mismo. Hasta que un día conoce a Leo Winthrop en la playa. Leo es exactamente el tipo de chico que Nolan querría…si pudiera permitirse actuar conforme a sus deseos.

Leo ha estado tratando con sus propios demonios. Su hermano mayor lo llevó a Sutter’s Bay esperando ayudar a Leo a superar su pasado. El pintoresco pueblo no había sido de mucha ayuda…hasta ahora. Conocer al guapo e inocente Nolan cambia la perspectiva de Leo y le trae esperanza a su vida por primera vez en años. Pero, ¿puede convencer a Nolan de hacerle frente a su padre y aprovechar la oportunidad de una eternidad con él?

05 – Tentado a Saborear

05 – Tentado a Saborear

—Hey, jefe.
Chris rodó los ojos. —Chris sirve, gracias.
Ryan sonrió satisfecho. —Tenemos todo controlado aquí.
—¿He preguntado?
—Quieres. No te preocupes, Chris. Puede que no haya sido chef antes, pero me las arreglé para tener todo controlado la noche que me despediste y eso fue sin mucha ayuda. Tengo más ahora. Está todo bien. Puedo manejarlo.
—De acuerdo. —Chris asintió y empezó a girarse. Pero algo hizo que parase y preguntase—. ¿Tu mujer no ha venido a Sutter´s contigo?
Ryan rió y Chris se sintió enrojecer.
—¿Es tú forma discreta de preguntar mi orientación sexual?
Chris frunció el ceño. —No. No. Um. Sólo preguntaba.
—No mujer, no niños. Me gustan los chicos. Tampoco hay ningún novio.
—Ryan le hizo un guiñó—. ¿Tienes todo?
Se aclaró la garganta. —Sí. Bueno, debería regresar al salón. Vendré más tarde.
—¿Chris?
Paró justo antes de atravesar las puertas batientes. —¿Sí?
—¿Tienes mujer?
Sintiendo que aún seguía sonrojado, no se giró. —No, igual que tú.
Y luego salió de la cocina…

Shawn Lane – Serie Sutter’s Bay

Deje una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.