Lastimosamente no se envia libros a nadie x mail, a no ser los especificados en los temas. No insistan. No respondere mails con dichos pedidos. Para eso comparto.

Stevie J. Cole – Varias Contemporánea

Falling in Between

Falling in Between

¿Qué haces cuando te despiertas en una habitación de hotel al lado de un hombre tatuado con un rostro que hace que Tom Hardy se vea como la suela de un zapato?
Luchas a través de tu bruma inducida por el tequila, te tropiezas con su traje de diseñador arrugado en el suelo y huyes.
Después de todo, estás a dos mil cuatrocientos kilómetros de tu casa. No es como si lo fueras a volver a ver.
A menos que seas yo.
Avancé seis meses y, de alguna manera, me encuentro en medio de una apuesta con el Señor Alto, Oscuro y Tatuado que me incluye a mi debiéndole cuatro citas. Cuatro citas con un hombre arrogantemente encantador del que sé poco, ¿qué podría salir mal?
Te diré lo que salió mal, me quedé dormida en sus brazos en la tercera cita y me doy cuenta de que estoy enamorada de un hombre que ni siquiera sabe mi nombre real. 

White Pawn

White Pawn

Marisa
Esta debería ser una historia de amor. Todo está en su lugar para que lo sea. Las líneas perfectas, las almas perfectas, pero ya ves, Justin piensa que es un juego. Piensa que soy su peón, pero no podría estar más equivocado. Cada movimiento que él hace, lo bloquearé. Cada vez que piense que está a punto de agarrarme, correré. Algunos hombres subestiman el poder de la reina porque están demasiado ocupados jugando a ser rey. Olvidan que ella es la pieza más poderosa del tablero. Y el amor es un juego que no acostumbro perder.
¿Qué se necesita para darse cuenta que nunca seré su peón, pero que felizmente jugaré a ser su reina?

Justin
Ella quiere una historia de amor. Y como he sido configurado igual a como lo hago con mis propias historias, no es el amor lo que estoy buscando, es la persecución. Marisa piensa que puede superarme. Aunque siempre estoy un paso delante de ella, me mantiene cerca, es por eso que no debo subestimarla. Ni un poquito, pero parece que olvida que el juego no termina hasta que el rey esté muerto.
Y nunca me matará, porque haré que me ame. Y luego, jaque mate, yo gano.
El amor no es un juego, pero la persecución ciertamente lo es.

Stevie J. Cole – Varias Contemporánea

Deje una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.